martes, 26 de febrero de 2008

Causas y Tipos de Drogas

Los individuos que se acercan a las drogas tienen, por lo general, tanto problemas internos como externos. Fragmentan su realidad y con el pasar del tiempo se constituyen en un estado que progresivamente va deteriorando su cuerpo y mente.


BARBITURICOS

Los barbitúricos son cápsulas de diversos colores que se administran por vía oral. En dosis elevadas tienen efectos tóxicos tan graves que incluso pueden producir la muerte.

STATUS LEGAL

Son drogas legales, de prescripción controlada con acción medicamentosa y con efectos adictivos a largo plazo (un año). Su consumo produce tolerancia y al dejar el consumo se presenta Síndrome de Supresión.

FORMA DE CONSUMO

Se ingieren por vía oral, y producen una gran variedad de efectos que incluyen la sedación y la amnesia anterógrada (olvido se situaciones a partir de su consumo).

EFECTOS

Todos los barbitúricos son depresores del sistema nervioso central; sin embargo, existen distintas variedades (larga, media y corta duración) que difieren de forma significativa en lo referente a sus efectos, vida media y toxicidad.

Se prescriben para tratar el insomnio nervioso severo, algunas formas de epilepsia, ciertos cuadros convulsivos y determinados desórdenes psicológicos.

Las dosis bajas provocan sensaciones de tranquilidad y ayudan a conciliar el sueño.

Cantidades más elevadas disminuyen los reflejos y provocan enlentecimiento respiratorio que puede llevar hasta el coma y la muerte. Tras un consumo prolongado aparecen trastornos físicos como anemias, hepatitis, depresión, descoordinación motora y entorpecimiento del habla, etc.

El consumo continuado facilita la instauración de tolerancia y dependencia, por lo que si se disminuye o suprime la dosis habitual sobreviene un peligroso síndrome de abstinencia (convulsiones, confusión, riesgo vital serio).


LA COCAINA

El uso de la cocaína provoca la contracción de los vasos sanguíneos cerebrales, problemas en el proceso cognitivo y trastornos en el proceso del pensamiento y de memorización. El uso de esta droga ha producido muertes repentinas.

Como se consume???

Las vías de consumo más frecuentemente utilizadas en nuestro medio son la fumada (en base-libre o en crack), la intravenosa y sobre todo la intranasal (esnifada); así mismo también se consume frotándola sobre las encías.
La cocaína, que es una sal soluble en agua, se presenta habitualmente como un polvo blanco el clorhidrato de cocaína, adecuada para ser inyectada o esnifada, y que se descompone al ser calentada. Se suele mezclar con sustancias tales como talco, maicena, anfetaminas, quinina, estricnina, detergentes, formol, etc. De ahí que su pureza fluctúe entre un 5% y un 56%.

Para que pueda ser fumada, la droga debe ser alterada químicamente para dar lugar a la cocaína en base-libre, que a su vez puede ser mezclada con bicarbonato sódico dando lugar al "crack". De hecho, el crack, que recibe su nombre del sonido que hace la mezcla al calentarse y que se presenta en forma de rocas blancas, constituye una forma más concentrada de cocaína.

Cuanto más rápida sea la absorción, más intenso será el estímulo, pero a su vez más breve será la acción. La cocaína fumada constituye la forma más rápida de entrada en la circulación cerebral (aproximadamente entre 6 y 8 segundos). Al ser inyectada por vía intravenosa intravenosa, la droga alcanza el cerebro en aproximadamente el doble de tiempo que al ser fumada. Tras la administración intranasal, los cambios en el estado de ánimo y en la euforia son percibidos a los 3-5 minutos. Por lo que respecta a la duración de los efectos, estos suelen ser de 15-30 minutos por la vía esnifada y alrededor de 5 a 10 minutos al fumar la droga.

Si bien el uso de crack o de cocaína en base libre se ha convertido en una forma muy popular de consumo de la droga, la vía intranasal continúa siendo la más frecuentemente utilizada. Según la última encuesta nacional, dirigida a población general y realizada a finales de 1999 (Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas) un 1.5% de los españoles había consumido cocaína en el último año, un 3.1% había consumido ocasionalmente y un 0.8% realizaba un consumo habitual. El consumo de cocaína entre población escolar, 14 a 18 años, es más elevado que en población general. La edad media de inicio en el consumo de cocaína entre los escolares, según los datos de la Encuesta sobre Drogas a la Población Escolar 1998 (Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas), es de 15.4 años, y el 4.8% declara haberla probado en alguna ocasión, mientras que el 4.1% de los escolares la ha consumido en el último año, habiéndose observado un incremento significativo y progresivo en el consumo desde 1994. Por su parte la vía endovenosa es usada casi exclusivamente por los sujetos politoxicómanos.

Efectos en el organismo

La cocaína produce unos efectos estimulantes breves, acompañados de:

Elevación del estado de ánimo, excitabilidad, locuacidad, exceso de confianza.
Dilatación de las pupilas.
Aumento de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca.
Elevación de la temperatura corporal.

Los efectos que se experimentan tras una dosis de cocaína consisten en una profunda sensación de bienestar, junto con claridad mental, elevación del humor y del estado de alerta, una mayor agudeza mental, incremento de la autoconfianza y de la autoestima, así como de las sensaciones de mayor fortaleza y de capacidad de acción. En definitiva, el individuo experimenta una subjetiva exageración de sus capacidades y habilidades, así como de todas las sensaciones placenteras normales. Sin embargo, el efecto subjetivo más importante asociado al uso repetido de la droga es una intensa euforia que es experimentada como una intensa "llamarada" de placer que dura varios segundos. Estos efectos subjetivos aparecen de forma casi inmediata y si bien son independientes de la vía de consumo, la intensidad con que son experimentados si que van a depender de la dosis, de la vía de administración y de la forma de consumo.

El uso repetido de cocaína conlleva el desarrollo de tolerancia a la euforia y a la mayoría de sus efectos y sensaciones subjetivas, con lo que se necesitan cada vez mayores dosis para experimentar los mismos efectos. Asímismo, aparece una tolerancia parcial hacia los efectos cardiovasculares. El uso continuado de la cocaína se debe en parte al desarrollo de tolerancia y a la intensidad de estos efectos subjetivos, y por lo tanto a la aparición de un intenso "craving", deseo o ansia de volver a consumirla para experimentar de nuevo las sensaciones de euforia. Esto se refleja en la tendencia que presentan los animales de experimentación para auto-administrarse cocaína hasta sufrir una toxicidad grave o incluso la muerte, y en preferencia sobre la comida. De hecho, es una de las drogas más adictivas.

Efectos tóxicos

El consumo de cocaína ha sido relacionado con importantes consecuencias adversas para la salud. El uso continuado puede producir congestión nasal, ulceración de la membrana mucosa de la nariz o incluso perforación del tabique nasal. Si bien la cocaína produce una mayor excitación sexual, también provoca impotencia. Así mismo, el consumo de cocaína también puede provocar otros efectos adversos:

Complicaciones neurológicas: Se pueden producir convulsiones, tics y otros movimientos involuntarios, y accidentes cerebrovasculares como por ejemplo infartos cerebrales o hemorragias cerebrales.
Alteraciones psiquiátricas: Con el uso continuado de la droga pueden aparecer trastornos del estado de ánimo como episodios depresivos, insomnio, cuadros de ansiedad, crisis de pánico, alteraciones de la memoria, o síntomas psicóticos como por ejemplo cuadros de tipo paranoide o alucinaciones. Cuando los consumidores habituales dejan de usar cocaína, a menudo se deprimen. Eso también puede llevar a un mayor uso de cocaína para aliviar la depresión.
Problemas respiratorios, como es el caso de un aumento de la frecuencia respiratoria, respiración irregular, parada respiratoria o edema pulmonar.
Complicaciones cardiovasculares: La cocaína puede producir un estrechamiento de las arterias del corazón o del cerebro. Esto puede ocurrir en sujetos jóvenes en buen estado físico y puede provocar un infarto del corazón (infarto agudo de miocardio agudo de miocardio), o muerte súbita. De hecho, la principal causa de infarto agudo de miocardio en menores de 40 años es debida al consumo de cocaína. También pueden provocar alteraciones del ritmo cardíaco, hemorragias internas, hipertensión, o shock.
Complicaciones obstétricas y neonatales: El consumo de cocaína durante el embarazo se ha asociado con la aparición de placenta previa, abortos espontáneos, retraso del crecimiento intrauterino del feto, malformaciones congénitas, o retraso psicomotor en el recién nacido.
Además, el consumo de cocaína ha sido relacionado con un mayor riesgo de transmisión para el virus del sida.

Cuando sospechar que alguien está consumiendo cocaína?
Existen una serie de signos y síntomas que cuando aparecen pueden ser sugerentes del consumo de drogas de abuso en general pero que también pueden aplicarse a la cocaína:

Pérdida de apetito.
Adelgazamiento llamativo en poco tiempo.
Cambios de humor importantes, de modo que el consumidor de cocaína puede oscilar
entre un estado de hiperexcitación y depresión.
Disminución de la capacidad de concentración.
Una mayor irritabilidad o incluso agresividad.
Pérdida de interés por los amigos o por los acontecimientos sociales.
Alteraciones del sueño.
Dificultades académicas.
Pérdida de empleo y dificultades económicas.
Problemas conyugales o de relación con la pareja.
Cansancio crónico.


El TABACO:

El tabaco es un pequeño arbusto de la familia de las Solaneas del que existen muchas especies. Sin embargo, la más utilizada comercialmente por empresas tabacaleras es la Nicotina tabacum.

Efectos Nocivos

A través del humo, se incorporan los distintos elementos contenidos en el tabaco, provocando efectos nocivos en fibroblastos, células sanguineas e inflamatorias, en el sistema inmunitario celular y humoral.

El calor producido por la combustión del cigarrillo tendrá contacto directo con la mucosa oral, provocando efectos nocivos sobre la misma, entre ellos, periodontitis, gingivitis, aumento de la pérdida de inserción, etcetera.

También se atribuye al tabaco la falta de absorción de las vitaminas A, B y C.

La acción del monóxido de carbono, el alquitrán y la nicotina ademas de producir adicción:

  • aumenta el riesgo de cáncer pulmonar, de laringe, órganos digestivos y aparato urinario.
  • Predispone a la bronquitis crónica, al enfisema, a la EPOC y a la úlcera péptica. Está demostrado que predispone a la arteriosclerosis con sus manifestaciones a nivel coronario, arterial periférico y cerebral.
  • Es factor de riesgo en el aneurisma de la aorta abdominal y factor agravante de la hipertensión arterial.
  • El tabaco induce efectos hemodinámicos agudos, algunos inducidos por aumento de la actividad del sistema nervioso simpático. Aumenta la frecuencia cardíaca, provoca vasoconstricción inadecuada, aumento de la tensión arterial y del consumo de oxígeno.
  • Favorece la agregación plaquetaria y la disfunción endotelial. La oxigenación tisular también se compromete por incremento de la carboxihemoglobina.
  • Los fumadores son más propensos a padecer las consecuencias de la llegada de las bajas temperaturas, especialmente si padecen afecciones en las vías respiratorias, cuyas consecuencias producen la muerte de 10 millones de personas por año en el mundo.
  • En tanto, la bronquitis crónica es la enfermedad más común que sufren los fumadores en época invernal y se caracteriza "por la tos y la expectoración que persiste durante tres meses por dos años consecutivos", aseguró Montaner.


EXTASIS:

Llamado también MDMA, es un compuesto químico semi-sintético que pretende controlar el nivel de serotonina para mejorar los estados de ánimo.